Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La construcción de vivienda económica, también denominada vivienda social, enfrenta un “fuerte rezago” por falta de estímulos para su producción y el encarecimiento de los materiales, advirtió la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).
Alejandro Vargas, vicepresidente de Financiamiento de la Cámara, dijo que se tuvo una burbuja “muy fuerte” con el acero, fue el material que más subió pues registró incrementos de más de 40 por ciento contra lo que costaba en 2020.
En otros insumos para construcción, como el aluminio, vidrio y cemento, también tuvieron alzas de precio significativas, lo que contribuyó a que el impacto inflacionario consolidado en material para construcción se ubicara en 7.1 por ciento hasta ahora, lo cual repercute en los precios finales.
Una alta inflación impacta más en el segmento de vivienda económica o social, pues tiene pocos componentes y el acero es el más fuerte dentro de todo el costo, explicó Vargas.
“La parte que ha quedado rezagada es la producción de vivienda económica. Desafortunadamente no se han encontrado mayores estímulos para la producción de esta vivienda.
“No se está atendiendo la cuota de la vivienda económica. Desafortunadamente ahí quizás es donde nos esté haciendo falta más trabajo entre instituciones públicas y privadas, bancos y desarrolladores, para producir más vivienda económica, es donde sí percibimos un rezago fuerte”, señaló Vargas en la firma de un convenio entre la Asociación de Bancos de México (ABM) y la Canadevi.