CDMX.- El rodaje de la octava película de Misión Imposible, protagonizada por Tom Cruise, se retrasó varias semanas debido a un problema con un submarino que forma parte de la producción, causando un aumento en los costos del filme.
Este fin de semana, los tabloides británicos The Mirror y Daily Mail reportaron que los miembros del equipo de producción de la siguiente parte de Misión Imposible están enfrentando un retraso y pérdidas en las filmaciones luego de que se registraran problemas con un cardán, cuya función es bajar el submarino mencionado desde una altura de al menos 36 metros.
Las fuentes explicaron al diario británico que este mecanismo se atascó al no soportar el peso por lo que tuvo que ser reparado. Esto significa una pérdida económica del presupuesto destinado al filme, debido al uso del submarino, valuado en unos 29 millones 128 mil dólares, y los pagos por cada día de rodaje. (Staff/Agencia Reforma)