Se resisten indigentes a integrarse socialmente

Atiende el DIF Estatal todos los casos de personas indigentes que hay en el estado, sin embargo, no toda la gente accede a cambiar su estilo de vida, por lo que dicha instancia trabaja mediante distintas estrategias hasta llegar a su convencimiento, así lo reconoció la directora de Asistencia Jurídica Familiar, Luz María Sánchez del Valle.

La funcionaria estatal explicó a El Heraldo que todos los reportes de personas que están en situación de calle llegan al DIF Estatal y son casos en su mayoría un poco complicados, porque se les da un seguimiento y se realiza una investigación, para ver si efectivamente el individuo tiene o no familiares o bien si se trata de un estilo de vida.

Apuntó que en una escala del 0 al 10, de 6 a 7 personas rechazan el apoyo por ser como una forma de vida que ellos tienen. A pesar de ello, dijo que el DIF está al pendiente de todos los casos que les reportan y en cierta forma siempre tratan de generar otro tipo de acciones para poder ayudar a estas personas. “Tenemos varios casos detectados en distintos puntos de la ciudad, por la calle Ignacio T. Chávez, por las inmediaciones de la salida a Calvillo, entre otros y ellos nos dicen que es su modo de vida, es la forma como pueden obtener recursos, y aunque les ofrecemos apoyos de medicamentos o pañales, algunos dicen sí, pero aún y con eso van a seguir pidiendo dinero, porque les gusta hacerlo”.

Explicó que el DIF cuenta con un convenio con varias instituciones como son el C4 Municipal, la Secretaría de Salud del Estado, Sedeso, DIF Municipal y Protección Civil del Estado junto con la Secretaría de Gobierno en donde se busca el apoyo a la población que está en situación de calle, “por el cual ya nos ha tocado atender algunos casos, donde las personas están abandonadas o a lo mejor requieren de alguna atención médica”.

Indicó que en lo que va de este año, el DIF Estatal a través de la Dirección de Asistencia Jurídica Familiar, ha atendido entre 10 y 12 casos de personas que sí han tenido la necesidad de albergarse tanto en Casas Hogar y en Asilos, aunque hay entre 5 y 6 casos más de gente con alguna discapacidad física o mental que han sido enviados a otros estados como Querétaro al no contar con ninguna red de apoyo familiar.