A pesar de la obligatoriedad de cursar los tres grados de educación preescolar en Aguascalientes, los padres de familia mantienen renuencia a inscribirlos en los dos primeros niveles, con una matrícula respectiva de casi 4 mil y de 7 mil alumnos, cuya cifra se triplica en el tercero con más de 22 mil menores, señaló el director del Instituto de Educación de Aguascalientes, Raúl Silva Perezchica.

Este nivel educativo resulta muy trascendente para los niños que se encuentran en proceso de crecimiento y de su formación humana, sin embargo, culturalmente las familias continúan viéndolos como niños pequeños y que requieren una atención personalizada en el hogar, excepto aquellos padres que trabajan durante todo el día.

La segunda razón es que consideran que resulta muy caro enviarlos a las escuelas, porque hay que dar dinero para el almuerzo o para la compra de materiales que se utilizan de modo constante y significativo en los planteles educativos.

No obstante, reconoció que existe la facilidad con los padres de familia para que inscriban a sus hijos en alguno de los tres niveles de preescolar. En la medida en que se incremente la demanda y la matrícula, el Instituto de Educación de Aguascalientes procedería a la construcción de la infraestructura educativa de preescolar.

En entrevista con El Heraldo, el titular del IEA precisó que el Gobierno del Estado no edificará planteles educativos que se queden obsoletos o como elefantes blancos por no contar con estudiantes, pero se le apuesta a que gradualmente mejoren las inscripciones en los dos primeros grados en preescolar.

“Alimentación y materiales son los dos conceptos que frenan a los padres, ya que cuando inscriben a sus hijos deben ponerse de acuerdo con las asociaciones de padres de familia y la dirección de la escuela para acordar las formas en cómo enseñarán a los niños a comer y otros aspectos formativos y escolares”, puntualizó.