MONTERREY, NL.- Lo de Lola Cortés no fue «una manita de gato», sino un «zarpazo de león», porque se levantó la nariz, se inyectó ácido hialurónico en el rostro y se arregló los dientes.
A sus 51 años, la juez de «La Academia 20 Años» luce rejuvenecida ¡y sin cirugía! y además feliz, porque hace seis meses decidió compartir su lecho con su director y coreógrafo Elías Ajit.
«Yo estaba pasando por un momento de depresión, se había ido mi mamá, pasó la pandemia, estaba muy dejada y en eso me invitan a «Las Estrellas Bailan en Hoy» y me dijeron ‘¡qué mal te ves!’ y sí, no me había cuidado nada. Me dieron el teléfono del doctor Juan Carlos Arellano, fue inyección, inyección, inyección. Yo creo que yo estaba de plano súper mal».
Lo mejor de todo es que no requirió entrar al quirófano.
El brillo en el rostro de Lola no es sólo por el ácido hialurónico que le aplicaron, también es porque está enamorada.
Dijo que con su actual pareja tiene una relación laboral desde hace 30 años, pero hace seis meses decidieron vivir bajo el mismo techo.
«Es una historia hermosa. Nos conocemos hace 30 años, pero nunca nos volteamos a ver, porque él siempre fue mi director y coreógrafo», contó.
Desde su separación del padre de sus dos hijos, hace 22 años, la actriz se cerró al amor y ahora fue sorprendida. (Paula Ruiz/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!