En México y Aguascalientes las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte y el COVID ocupa el segundo lugar en estos últimos dos años, así lo señaló el médico cardiólogo clínico e intervencionista, Guillermo Llamas Esperón.

El también integrante del Colegio de Médicos Cirujanos de Aguascalientes comentó que ante la preocupación de la gente por el COVID, la mortalidad por enfermedades cardiovasculares creció durante estos últimos dos años en un 30% a pesar del advenimiento de las terapias intensivas, los desfibriladores y de todas las nuevas alternativas de tratamiento de la enfermedad coronaria los cuales no pudieron ser utilizados en estos meses, debido a que todos los recursos y esfuerzos se enfocaron a la atención de la pandemia.

Dijo que esto provocó que muchos de los pacientes con alguna enfermedad cardiaca se atendieran en casa, lo que incrementó el riesgo de muerte, aunado al estrés y el sedentarismo y a la falta de recursos en los sistemas de salud, los cuales se saturaron y tuvieron que responder ante la pandemia con un incremento de 5 veces más la necesidad de atender pacientes. “Las instituciones hicieron lo que pudieron pero aún así los recursos no alcanzaron”.

Asimismo, recordó que los nosocomios se tuvieron que reconvertir en hospitales COVID y los recursos se acabaron, de tal manera que las instituciones del sector público dejaron de atender a los pacientes con otro tipo de patologías, lo que hizo que hubiera un incremento muy considerable por enfermedad coronaria, cardiovascular o por infarto.

Estableció que en Aguascalientes se infarta un promedio de 8 a 10 personas diariamente, las cuales acuden a las instituciones de salud pública y de cada 10 personas que sufren un infarto, 5 se mueren antes de llegar al hospital y las otras 5 que sí llegan a un nosocomio, la mayoría logra sobrevivir y generalmente la mortalidad es menor al 10%. “Hemos tenido jóvenes de 15 años infartados a causa del estilo de vida y la herencia en Aguascalientes ya que hay familias que tienen problemas de colesterol de tipo hereditario y el número de familias es numeroso”.

Lo anterior, dijo que es gracias al Programa de Código Infarto que se implementó en el Estado desde hace 4 años gracias al Acuerdo Interinstitucional de que se iban a encender los focos cuando hubiera el caso de un infarto, mediante la atención a través de cateterismo cardiaco temprano, es decir, cuando un paciente llega a un hospital por esta causa, en 20 minutos tiene su arteria destapada, lo cual ha reducido la mortalidad en un 30%.