El titular de la Coordinación Estatal de Prevención de Accidentes del ISSEA, Josué Nephtaly Puentes Vázquez, indicó que en el marco de la contingencia sanitaria por el coronavirus (COVID-19), fue necesario modificar el protocolo a seguir para la aplicación de la prueba de alcoholimetría.

Se respetará en todo momento la sana distancia y se mantendrán los principios fundamentales de eficacia, eficiencia y seguridad.

Presentó los nuevos lineamientos de operación-actuación del Programa de Control del Alcohol en el Aliento, mejor conocido como Operativo Alcoholímetro, para ser aplicados en las fiestas decembrinas y fin de año.

Se aplicará el modelo de Operativo Móvil que consiste en realizar pruebas a los conductores que no respetan alguna regla de tránsito y que se encuentren bajo los efectos de alguna sustancia tóxica, como el alcohol.

Informó que el Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, emitió una serie de recomendaciones a los procesos de instalación, operación y actuación de los puntos de observación de alcoholimetría que también pudieran instalarse en todos los municipios del estado.

En consecuencia, todo el personal presente en el filtro deberá portar equipo de protección personal y tendrán algunos disponibles para los usuarios que no cuenten con él; tanto el personal como los conductores tendrán acceso a medidas de sanitización de manos y del mobiliario o equipo; y deberán contar con equipos infrarrojos para la medición de la temperatura corporal.

Solamente el conductor deberá descender del vehículo revisado, se realizará una prueba a la vez y en el área designada para la aplicación de pruebas confirmatorias se establecerán todas las medidas sanitarias, incluyendo la sana distancia y la restricción de acceso.

Todos los equipos serán sanitizados cada vez que entren en contacto con el usuario, para garantizar que están libres de cualquier virus o que se conviertan en puntos de contagio.

Hizo hincapié en que el Operativo Alcoholímetro es una estrategia para evitar que se pierdan más vidas a causa de la combinación de las bebidas embriagantes y el volante, de ahí la importancia de reforzarlo.