GUADALAJARA, Jalisco.- Teo González se recupera satisfactoriamente del cateterismo cardiaco al que fue sometido de emergencia, tras el infarto que sufrió el jueves por la mañana.
El susto que pasó el humorista de 60 años, quien deberá tomar anticoagulantes de por vida, le sirvió para reflexionar sobre el ajetreado ritmo que lleva y está dispuesto a mejorar su calidad de vida.
«Mi vida tiene que ser otra, voy a tomar medicamentos de por vida, sí, pero mi forma de vivir tiene que cambiar, tengo que darme mejor calidad de vida. Esto que pasó no sé si fue por el colesterol, por el estrés o por todo», platicó ayer González en entrevista telefónica, desde el hospital donde es atendido en Guadalajara.
«El Comediante de la Cola de Caballo», como también se le conoce, se encontraba en su casa cuando comenzó a sentirse mal, pero afortunadamente, recuerda, fue atendido a tiempo.
«Me realizaron un cateterismo y me colocaron un stent (endoprótesis vascular) en una arteria en el corazón que estaba tapada, y ya empezó a fluir la sangre. Hoy (ayer) amanecí mejor, me siento bien.
«Me iba a levantar a las siete de la mañana, pero a las cinco empezó el dolor fuerte y no lo pude soportar, pedí que me trajeran al hospital, lo bueno es que estaba mi hijo», añadió el guanajuatense.
Hasta ayer, Teo permanecía en terapia intermedia, esperando que su alta se dé en dos o tres días, como le dijeron sus médicos tratantes, ya que su recuperación es favorable. (Lorena Jiménez/Agencia Reforma)