GUADALAJARA, Jalisco.- Tras presentar algunas molestias gastrointestinales y alta temperatura, Vicente Fernández, de 81 años, fue internado el martes por la mañana en un hospital privado en Guadalajara, donde de inmediato le realizaron varios estudios, entre ellos la prueba para diagnosticar COVID-19.
De acuerdo con familiares, fue así como los médicos descartaron que el ícono mexicano estuviera contagiado, no obstante, le fue detectada una infección en las vías urinarias.
“Tuvo síntomas de dolor de cuerpo y temperatura, aunque no fue elevada, 38 grados fue lo máximo que tuvo, pero su doctor de cabecera Roberto Esquivel fue quien nos recomendó que lo mejor era que viniera a checarse al hospital”, relató Vicente Fernández Jr., el hijo mayor del “Charro de Huentitán”.
De acuerdo con Chentillo, una vez que le diagnosticaron a su padre la infección urinaria, los médicos lograron controlar la enfermedad mediante un tratamiento intravenoso.
Y aunque ya se encuentra fuera de peligro, el líder de la dinastía Fernández debe estar en observación por 72 horas, periodo que podría concluir en su casa, el rancho Los Tres Potrillos, pues “Chentillo” dejó la posibilidad de que pueda salir este viernes del hospital.
El Charro de Huentitán ha pasado las noches en el nosocomio acompañado de su fiel compañera, su esposa doña Cuquita Abarca, su asistente Juan José Martínez y un par de guardaespaldas.
Una vez que Vicente Fernández regrese a su rancho, deberá seguir en tratamiento, así como con algunos ejercicios de respiración y caminatas. (Lorena Jiménez/Agencia Reforma)