A pesar de las complicaciones que se han tenido que enfrentar este año, primero por los recortes presupuestales de la federación y por la pandemia del Covid-19, en Aguascalientes se han hecho esfuerzos por sacar a flote la economía y seguir en la guerra contra esta nueva enfermedad que no ha cedido y que sigue dejando estragos, expresó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Pedro Gutiérrez Romo.
Al referirse al Cuarto Informe del gobernador Martín Orozco Sandoval, expresó que se reconoce el esfuerzo que ha tenido que hacer para mantener al estado con la estabilidad que se tiene en la actualidad, al arriesgarse a seguir promoviendo las inversiones y hacer lo propio por parte del estado en materia de infraestructura, “si bien se le ha criticado, ha hecho cosas que le hacían falta al estado”.
En general han sido cuatro años buenos, consideró, “ha habido mucho esfuerzo colectivo, no sólo del gobernador, sino de todos los sectores, sobre todo quienes se han atrevido a seguir invirtiendo”.
Desafortunadamente una de las principales barreras es la mala relación que hay entre la Presidencia de México y la gubernatura, pues de llevarse bien, el avance sería más parejo, pero “al cuarto año se está dejando una economía estable, con todas las dificultades que se han tenido, pues ha aumentado la competencia, la globalización, México ya tiene competidores como China o Brasil, pero ha seguido creciendo y Aguascalientes presenta una buena atracción de capitales extranjeros”.
Uno de los aspectos a destacar, comentó Gutiérrez Romo, es la integración de la Alianza Centro-Bajío-Occidente en materia económica, dijo, “tal vez sea uno de los grandes logros del último año, pues junto con otros gobernadores trabajan para dar crecimiento fortalecido a la región”.
Pero también se deben referir temas que no han gustado a la sociedad, como es la reactivación de algunos sectores con la intención de generar actividad turística, pero se debe hacer notar que anteponiendo la salud ante todo, ha sido necesario activar al sector económico, y si acaso ha habido fallas, ha sido más por la falta de responsabilidad de los ciudadanos que no han atendido los protocolos como corresponde, y ¿por qué no?, también de algunos organizadores que no han sabido exigir el cumplimiento.