De manera paulatina se han reincorporado a la actividad diversas guarderías infantiles en la entidad desde que se volvieron a abrir empresas del sector automotriz que tienen en su plantilla de personal, a un gran número de mujeres madres de familia y necesitan en dónde encargar los cuidados de sus hijos menores de edad. El director de Regulación Sanitaria, Octavio Jiménez Macías, dio a conocer que para las estancias infantiles se exige un protocolo sanitario todavía más estricto, pues el cuidado de los bebés y niños menores de 5 años de edad debe ser muy escrupuloso.
El funcionario agregó que el filtro principal se tiene desde casa y con los padres de familia, a quienes se ha instruido que si el bebé o niño se encuentra enfermo, no lo lleven a la estancia. Además, una situación muy clara para quienes reciben a los menores ya en la guardería es que si el papá o mamá que lleguen están enfermos, tampoco podrán dejar a su hijo por ninguna circunstancia.

VENTAJA. Jiménez Macías indicó que una ventaja que se tiene en estos lugares es que cuentan con enfermeras y en algunos casos con médicos, que ayudan a tener un mejor filtro, aunado, insistió, a la capacitación en COVID-19 que se ha dado a todo el personal a cargo de los menores.