Érika Hernández 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El diputado Gerardo Fernández Noroña se negó a usar su cubrebocas en sesión en el Instituto Nacional Electoral, por lo que consejeros y representantes de partidos lo dejaron solo en el Salón de Plenos.
El petista apareció para protestar por la sanción que el Consejo General le impuso por insultar a la diputada panista Adriana Dávila.
Fernández Noroña acudió como representante del Poder Legislativo del PT, pero en su intervención se negó a usar el cubrebocas, como lo marca el protocolo del órgano electoral.
“Yo sé que me quieren amordazado, hablaré sin mordaza, además tomo mucha agua al momento de intervenir, y no puedo tomar agua con el cubrebocas”, respondió.
El presidente del INE, Lorenzo Córdova, lo refutó insistiéndole que debía portarlo.
El legislador insistió en que el propio subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, afirma que no es obligatorio y no ayuda.
Incluso, refirió que un “hermanito” suyo se había muerto por la mañana de Covid-19.
Ante la presión de los representantes de los partidos políticos para obligarlo a ajustarse a las normas internas, el consejero presidente planteó que quienes quisieran seguir la sesión desde sus oficinas lo hicieran.
De inmediato salieron los cinco consejeros que acudieron de manera presencial a la sesión, así como los representantes de partidos.
El INE acreditó que el diputado petista agredió verbalmente a la diputada Adriana Dávila, durante una visita al Congreso de Tlaxcala, el 4 de octubre del 2019, donde, incluso, la amenazó y acusó de tráfico de personas.
“La trata de personas es un problema gravísimo y Tlaxcala es uno de los lugares. Me dicen que hay una diputada, que fue senadora, que está vinculada a este tema, que ahora es compañera nuestra y es más bocona que la chingada”, dijo el legislador ese día.
“No sé si sea cierto o no, pero es cierto que aquí está uno de los problemas. ¡Pásenme elementos para ponerle una chinga, la próxima vez que abra la boca!”.
Por ello, Dávila pidió a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados sancionar a Noroña con una disculpa pública, no repetir insultos a las mujeres, e inscribirse y aprobar tres cursos en línea de la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre lenguaje incluyente y no sexista, autonomía y derechos del género femenino.
Antes de la aparición del diputado en el INE, el representante del PT, Pedro Vázquez, afirmó que éste ya había pedido una disculpa y le parecía excesiva la sanción.
Sin embargo, en su intervención, el petista aseguró que no pediría ninguna disculpa pública porque no fueron insultos, sino realidades.
“Agradezco que me huyan como si tuviera la peste porque tengo el germen de la libertad, y es terriblemente contagioso. Ustedes no están buscando la erradicación de la violencia, sino un acuerdo faccioso para colgarme el San Benito de violencia de género”, afirmó.
El diputado acusó al INE de buscar frenarlo en sus aspiraciones al 2021, donde podría buscar la reelección, y al 2024, donde quiere ser candidato presidencial.
Esto porque el órgano electoral aprobó lineamientos para que quienes estén acusados de violencia contra las mujeres no puedan aspirar a un cargo de elección.
“Ustedes pasan por encima del artículo 61 constitucional que dice que ningún legislador puede ser reconvenido, mucho menos sancionado”, apuntó Noroña, quien terminando su discurso de casi 20 minutos abandonó el salón.
“Bocón es alguien que habla mucho y qué la chingada es un superlativo, no hay ningún planteamiento del porque es mujer, no hay lenguaje machista, ninguna insolencia para sus castos oídos”.
La sesión continuó vía remota. Los representantes de los partidos coincidieron en que la conducta del legislador acreditaba fehacientemente su agresividad, por lo que pidieron incluirlo desde ya en el Registro Nacional de Personas Sancionadas en Materia de Violencia Política contra las Mujeres en Razón de Género.