El dirigente de las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado, Oscar Romo Delgado, reconoció ayer que el mecanismo de inscripción de los choferes a la seguridad social se encuentra detenido en este cierre de 2019 y los análisis se retomarán durante el 2020 para acceder a una estrategia para cumplir con la normatividad vigente.
Aseveró que los trabajadores del volante quieren formar parte del IMSS, pero no quieren dar su aportación mensual, tal y como lo marca la ley, pero falta claridad para que el gremio taxista pueda acceder a esta prestación y de esta manera se comprometan y permanezca con su patrón.
Al realizar un balance del año 2019, el dirigente de la AUGTEA señaló que hubo aspectos relevantes como el ajuste tarifario de un 20 por ciento para el servicio de taxis, así como la relación de sensibilidad que se ha logrado con las autoridades del Gobierno del Estado en beneficio de este sector y de las familias de Aguascalientes.
Sin embargo, todavía existe un pendiente relevante, porque a lo largo de este ejercicio se ha ido incrementando las acciones de inseguridad hacia los choferes de taxis, quienes han sufrido de robos y asaltos, motivo por el cual se deberá seguir trabajando con las corporaciones de Aguascalientes durante el año 2020.
Otro problema latente es la persistencia de taxistas que no cumplen con su responsabilidad de brindar el servicio y se niegan a llevar a los pasajeros a los destinos solicitados. Y esta situación ocasiona que se le ponga tacha a todo el gremio y no solo a los trabajadores del volante que deberían de renunciar si no cambian de actitud.
Por esa razón hizo un llamado a todos los choferes a valorar su trabajo y la trascendencia que implica subirse a un taxi para prestar un servicio, porque solo trabajando en unidad, es como se mejorará esta actividad y se podrá dar competencia a los otros servicios que usan plataformas electrónicas, cuyos capitales se encuentran en el extranjero.

¡Participa con tu opinión!