Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los tigres, a diferencia de otros animales exóticos, no pueden ser mascotas en México y tampoco pueden sacarse a pasear, señala la Semarnat.

La fotografía de un cachorro de tigre que paseaba atado a una correa en un centro comercial de la Ciudad de México desató la duda de si es posible que uno de estos felinos sea una mascota.

En México, los tigres son considerados animales exóticos, puesto que su distribución natural no es en el País, sino que son originarios de Asia, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Por lo tanto, estos depredadores son regulados por la Ley General de Vida Silvestre (LGVS).

¿Es posible tener un animal exótico?

En el País, es posible poseer un animal exótico sólo bajo condiciones de confinamiento que deben garantizar un trato digno y respetuoso de los ejemplares, así como la seguridad de la sociedad.

Los responsables del animal deben presentar un plan de manejo ante la Semarnat, que debe ser aprobado por esta dependencia.

Entre los aspectos que contempla este documento se encuentran la dieta del animal, sus cuidados de salud, medidas de higiene, mantenimiento y seguridad, mecanismos de vigilancia, medidas de seguridad civil y contingencia, así como los métodos de contención en caso de una emergencia.

¿Qué se necesita para tener un animal exótico?

Los interesados en poseer un animal exótico requieren acreditar la procedencia legal del ejemplar, de acuerdo con la LGVS.

Lo anterior se realiza a través de una marca que demuestra que el animal es el resultado de un aprovechamiento sustentable y es parte de una tasa de aprovechamiento autorizada.

Otra opción es presentar la nota de remisión o factura.

Sin embargo, en el caso de los tigres, su comercio internacional está prohibido, de acuerdo con la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES, por sus siglas en inglés).

¿Un tigre puede ser una mascota?

Los tigres, a diferencia de otros animales exóticos, no pueden ser considerados como mascotas o animales de compañía en México, señala la Semarnat.

Según la definición de la LGVS, una mascota puede convivir con los seres humanos en un ambiente doméstico y no representa riesgos físicos, sanitarios ni de seguridad para cualquier persona y otros animales.

Por lo tanto, si alguien desea poseer un tigre en el País, debe registrarlo dentro de una colección privada, que no pueden involucrar actividades comerciales o lucrativas.

Ernesto Zazueta Zazueta, Presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM).

¿Se puede comprar un tigre?

El tigre es una especie en peligro de extinción, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Por lo anterior, este felino está dentro del Apéndice I de la CITES, por lo que su comercio internacional está prohibido, salvo cuando se realiza sin fines comerciales, como para la investigación científica.

Si el animal se adquiere a través del comercio nacional, existe el riesgo de comprar un ejemplar ilegal, producto del tráfico de especies, advierte Gerardo Ceballos, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM.

Los grandes felinos sólo deberían mantener en cautiverios en santuarios y zoológicos para sensibilizar a la población sobre los peligros que enfrentan, opina el también presidente de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar.

Además, sería oportuno prohibir que un particular pueda poseer un carnívoro silvestre, que representan un riesgo si consiguen escapar.