La calidad en los servicios públicos difícilmente mejorará, en tanto la ciudadanía no sea exigente en sus demandas, pues hasta ahora no se recurre a la petición por la vía legal cuando se tienen perjuicios o afectaciones, porque son trámites engorrosos y tardados, de manera que la gente se aburre de insistir y deja el proceso sin concluir.

El presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, Fernando Amador Macías, manifestó que principalmente en el ámbito municipal se llegan a presentar una serie de afectaciones a ciudadanos por los limitados servicios públicos u obras inconclusas o de mala calidad.

Sucede que la población generalmente desconoce que se puede recurrir legalmente para exigir el cumplimiento en cuanto a la calidad de los servicios y obligar a los servidores públicos a garantizar su trabajo, pues el no hacerlo implica una responsabilidad de la autoridad.

“No hay pretexto para las deficiencias cotidianas que se presentan, tal vez para los casos extraordinarios se pudiera justificar de manera temporal, pero la autoridad al protestar el cargo y luego designar a los funcionarios que le acompañarán, se obliga a garantizar los servicios tanto en seguridad, obras, mantenimiento e infraestructura de acuerdo a un proyecto de trabajo, porque la gente paga impuestos y hay ingresos”.

Así pues, consideró que es tiempo de poner a trabajar como corresponde no sólo a los servidores municipales, sino a los estatales y federales, pero sobre todo a los que se encargan de la observación y las auditorías, pues su función es fundamental para que se corrijan esas fallas básicas que de solucionarse, reducirían la inconformidad ciudadana.

“Es necesario que la gente sepa que puede recurrir ante llantas descompuestas por pasar un bache no anunciado, por accidentes provocados por malas obras, banquetas que ponen en riesgo a peatones, discapacitados, gente en silla de ruedas y ciegos; carreteras mal planeadas”, pero se tiene que hacer con convencimiento y sin cansancio, tratando de reunir evidencias y testigos para que se pueda avanzar a pesar del tiempo que se deba esperar, ya que para exigir no debe haber desaliento.