El titular de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, destacó que como medida preventiva ante la crisis sanitaria, por doloroso que sea, se prohíben velaciones de cadáveres COVID; no se deben embalsamar, sino cremar; los deudos pueden realizar el traslado de las cenizas, no del cuerpo.

Ante ello, tres funerarias de Aguascalientes han sido suspendidas temporalmente y sancionadas por incumplir el protocolo sanitario.

De acuerdo al Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de la Disposición de Órganos, Tejidos y Cadáveres de Seres Humanos, las funerarias deberán contar, sin excepción, con tapetes sanitarios, alcohol en gel, así como respetar el uso de cubrebocas, la sana distancia (1.5 metros entre las personas) y tener un lugar para el lavado de manos.

Todo cuerpo con sospecha del virus o con diagnóstico de COVID-19, de neumonía viral, grave, atípica, adquirida en la comunidad o de focos múltiples, deberá ser tratado con todas las medidas específicas de protección de personal establecidas en los lineamientos de manejo general masivo de cadáveres con coronavirus.

Se puntualizó que no se deberá realizar embalsamamiento, ni intervenciones de tanatopraxia (conservación temporal de los cadáveres) y tanatoestética (preparación del cuerpo para presentarlo).

La disposición del cadáver deberá ser de forma inmediata, ya sea con inhumación o cremación, de acuerdo con la decisión tomada por los familiares y sin intermediar proceso de velación.

Jiménez Macías destacó que todo caso que no cuente con un diagnóstico de defunción por COVID-19 o cualquier neumonía, deberá acatar las siguientes disposiciones: evitar la concentración de personas en las áreas pequeñas, la velación deberá realizarse dentro de la funeraria y tendrá una duración menor a cuatro horas, con no más de 20 personas en la velación, quienes en todo momento deberán respetar la sana distancia y portar cubrebocas.

Finalmente, reiteró que no se podrán realizar velaciones en domicilios particulares, ya que no es posible mantener un control sanitario ni por las funerarias ni por la autoridad correspondiente dentro de la vivienda.