Confiando autoridades estatales en que la vacunación contra la pandemia por COVID-19 sea completada en este año, y sin tiempo que perder, se trabaja en la organización de la Feria Nacional de San Marcos, luego de que la eventualidad sanitaria ocasionara que fuera suspendida en dos ediciones de manera consecutiva.

El titular del Patronato, Jorge López, reconoció que, actualmente, se han retomado los trabajos de organización para que, en caso de que las condiciones sanitarias sean las adecuadas, se pueda finalmente realizar la verbena más importante del país y la última del presente sexenio.

Agregó que, para evitar mayores riesgos a la salud, en caso de que el escenario permita la realización de la Feria de San Marcos y ante el arribo de cientos de turistas provenientes de cualquier parte del país, e incluso del mundo, se estarán aplicando las medidas de prevención más exigentes, aprovechando la tecnología para la colocación de cámaras termográficas que puedan detectar la temperatura corporal de los asistentes.

“Empezamos ya el cronograma para que se lleve a cabo la mejor feria que hayamos tenido. La mejor feria de América Latina no se puede organizar en las rodillas. Seremos sensibles y atentos a lo que establezcan las autoridades sanitarias…”
Jorge López, Patronato de la FNSM.