Cada vez que la alpinista Viridiana Álvarez tiene un nuevo reto en mente, lo comparte a través de sus redes sociales acercando a todos sus seguidores a la experiencia que es subir las montañas más grandes del mundo. En esta ocasión la aguascalentense se encuentra en Nepal con la mente en subir el Annapurna, que es otro reto de más de 8 mil metros.

Luego de haberse realizado los exámenes correspondientes por COVID, Álvarez se instaló en la base preparando todos los detalles para la subida. Del 24 al 27 de marzo conoció cara a cara la montaña que es la décima más alta del mundo con muchos glaciares por cruzar con una altura total de 8,091 metros. Estos días sirvieron para aclimatarse además de estar en el campamento base. Ya para el quinto día tuvo una celebración con los sherpas que son pobladores de las regiones montañosas del Nepal, además de con sus compañeros de expedición.

En tanto, el pasado 30 de marzo comenzó la aclimatación de la subida al subir 5,100 metros y dormir en ese punto, así como el pasado miércoles subió a 5700 metros depositando equipo para luego bajar al primer punto, y ayer volvió al campamento. Viridiana estará descansando unos días en la base del campamento ya que habrá mal clima y en cuanto mejore la situación se abrirá camino en una nueva subida que tiene como meta final estar en la punta del Annapurna.