Sineli Santos
Agencia Reforma

CDMX.- Una falla en el motor alejó al mexicano Sergio Pérez del podio del Gran Premio de Bahréin y le quitó una gran actuación con la que pudo haber arrancado una semana decisiva en su carrera deportiva.
En medio de la incertidumbre, el tapatío se quedó a tres vueltas de amarrar el tercer lugar en el desierto, logro que le habría servido como colchón a escasas horas de anunciar si tomará una pausa en su carrera o firmaría con Red Bull.
La antepenúltima fecha de la temporada 2020 de la F1 estuvo muy accidentada.
En la primera vuelta, saliendo de la curva 3, el francés Romain Grosjean perdió el control de su Haas, estrellándose en el muro, lo que ocasionó que el auto se encendiera.
Grosjean, quien logró salir del bólido por su propio pie, presentó quemaduras leves en manos y tobillos.
Cuando la carrera se reanudó, después de una hora y media, el canadiense Lance Stroll también sufrió un percance en el circuito al volcar su RP20 tras un ligero toque con Kvyat.
En medio de los accidentes, el día pintaba bien para “Checo”, pero, a tres vueltas de terminar la carrera, una falla en el motor lo hizo perder ritmo, mientras el humo y el fuego invadían su auto y las esperanzas se esfumaban.
Con todo y bandera amarilla, el piloto de Mercedes Lewis Hamilton culminó en primer lugar, firmando su victoria número 95.