En el último trimestre, casi 7,000 aguascalentenses perdieron su empleo, incluyendo cerca de 1,000 trabajadores de la compañía automotriz Compas, según informó el Consejo Coordinador Empresarial (CCEA) durante su sesión mensual. Esta ola de despidos se da en un contexto de cambio de gobierno federal y una mayoría de Morena en el Congreso, lo que ha generado cautela entre los empresarios frente a posibles reformas judiciales.

Dafne Viramontes Ornelas, presidenta del Colegio de Economistas, detalló que entre abril y mayo se registró una baja de 5,710 puestos de trabajo en Aguascalientes, contribuyendo a una reducción nacional de 25,000 registrados ante el Seguro Social. Atribuyó parte de esta disminución a las elecciones y la conclusión de la Feria Nacional de San Marcos, además de recortes en el sector público.

Esta reducción de empleos, que representa una quinta parte del total nacional y supera los 2,762 empleos perdidos en el mismo periodo del año de pandemia, es preocupante. Además, la finalización de la colaboración entre Nissan y Mercedes Benz en la armadora Compas, que producía vehículos Daimler e Infiniti, parece no estar relacionada con la competencia de autos chinos.

Irma Patricia Muñoz de León, presidenta del CCEA, indicó que las empresas locales están operando con prudencia, anticipando cómo las políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador y las propuestas de la presidenta electa Claudia Sheinbaum Pardo podrían afectar el mercado.