En tanto los empresarios buscan cómo reinventarse y cómo sacar a flote sus negocios, para evitar la pérdida de empleos en este tiempo complicado, de la Federación no se recibe ningún incentivo, por lo que urge la atención de este orden de Gobierno, consideró el presidente de la Coparmex en la entidad, Raúl González Alonso.
Uno de los principales retos a los que se enfrentan es a la conservación de los empleos y tratar de recuperar los perdidos, sobre todo en giros que durante los primeros meses de la pandemia, por ser considerados no esenciales, dejaron de trabajar y despidieron personal.
A pesar del casi millón y medio de personas que se quedaron sin trabajo en el primer semestre del año, “no vemos alguna reacción de parte del Gobierno Federal, a diferencia de lo que se ha tenido en lo local con entrega de recursos por financiamiento y subsidios que en mucho ayudan, pero desafortunadamente se sabe que el presupuesto estatal es limitado y no suficiente para la magnitud del problema”.
Se esperaría de la Federación que destinara recursos para salvar las fuentes de empleo en este país, insistió González Alonso, pero contrario a eso, la autoridad federal ha desestimado cualquier propuesta que se le ha presentado, tanto del sector empresarial como de fracciones parlamentarias contrarias a las de su partido.
Se ha reiterado la necesidad de contar con un salario básico universal, “a nosotros, la Coparmex, nos interesa que tome nuestra propuesta, pero de no ser así, que lo haga con otra más pertinente, pero que vaya enfocada a preservar el empleo y rescatar la economía”.
Tal vez al acercarse el tiempo electoral, podría generarse la apertura de oídos de parte de la Federación, no obstante, el hecho es que a diario las empresas luchan por su supervivencia y es probable que para entonces muchas hayan cerrado, “están aquellos empresarios que luchan cada 15 días por llegar a sus puntos de equilibrio y soportar pérdidas, en espera de recuperarse, pero no saben cuánto tiempo aguantarán así”.