De acuerdo al Semáforo Epidemiológico Nacional publicado por la Secretaría de Salud Federal, seguimos en color naranja, que significa riesgo alto.

Y en relación al Indicador Estatal COVID (IEC), la capital pasó de rojo a rosa, es decir de riesgo máximo a mayor, lo que significa reducción en el número de contagios, de pacientes hospitalizados y de decesos.

Pabellón de Arteaga sigue en riesgo máximo (rojo) y los municipios restantes, en riesgo mayor (rosa).

El titular del ISSEA, Miguel Ángel Piza Jiménez, así como personal de salud que diariamente atiende a pacientes hospitalizados por COVID-19, hacen un llamado a la población para que siga siendo responsable, aplique todas las medidas sanitarias y evite fiestas o reuniones.

Médicos, enfermeras y enfermeros, especialistas, paramédicos, camilleros, personal de aseo y demás colaboradores que forman parte de la primera línea de batalla en contra de la pandemia, invitaron a la población a ser solidarios, empáticos y conscientes para pronto salir de esta emergencia sanitaria y salvar vidas.

De acuerdo al reporte del jueves, hay un acumulado de 12 mil 276 casos positivos confirmados; se han recuperado 9 mil 928 personas y 1,240 personas desafortunadamente fallecieron.

Las restricciones de movilidad social publicadas por el Gobierno del Estado culminarán el próximo 30 de noviembre, por lo que es necesario continuar acatando cada una de las acciones anunciadas. El lunes se darán a conocer nuevas disposiciones.

Mientras que el municipio de Pabellón continúa con el máximo riesgo de contagio por COVID (nivel 4), los 10 municipios restantes con riesgo mayor (nivel tres) y en consecuencia, en estos últimos a partir del martes se prohíben eventos o fiestas sociales en la vía pública, pero ya no hay cierre temporal, sino reducción de aforo al 30% de su capacidad, en bares, cantinas, centros nocturnos; debe haber control de aforo en mercados y tianguis en la vía pública.

Asimismo, reducción de aforo al 50% en espacios de uso común, parques, jardines y plazas; suspensión de espectáculos públicos en espacios cerrados y abiertos; suspensión de fiestas patronales; aforo del 50% de su capacidad en mercados y centrales de abasto; así como suspensión de visitas en panteones.

Finalmente, reducción del aforo hasta el 50% de su capacidad y control de acceso en comercios que no tengan actividades esenciales.

¡Participa con tu opinión!