Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

ZACATECAS, Zacatecas.- En medio de una de las peores olas de violencia en su Estado, el Gobernador de Zacatecas, el morenista David Monreal, reconoció que la entidad vive una emergencia social por la inseguridad e incluso soltó: «se les pasó la mano».
Desde el 12 de septiembre, cuando tomó protesta, la Federación ha contabilizado más de 430 homicidios dolosos, incluidos los asesinatos de 8 personas cuyos cuerpo fueron encontrados el martes en puentes y árboles de Fresnillo.
«Gracias, gracias, gracias Señor Presidente por venir a Zacatecas a darle esperanza, a darle confianza», inició Monreal observando a Andrés Manuel López Obrador.
«Es un momento complejo, difícil para nuestro estado, se les pasó la mano. Enfrentamos una emergencia social, le acompaña a la crisis económica, financiera, sus finanzas ahogadas, la inseguridad, por eso quiero reconocer de manera sincera el que hoy estemos llevando a cabo esta reunión».
Ante el Presidente Andrés Manuel López Obrador y todo el gabinete federal, Monreal aseguró que el tema de la seguridad se ha vuelto el más importante para la entidad, por lo que agradeció el «rescate» de la Federación.

‘Hay que quitar semillero’
Al presentar el Plan de Apoyo a Zacatecas, el Presidente subrayó la necesidad de atender a los jóvenes para quitarle el «semillero» a los grupos criminales.
Afirmó que esa es la mejor manera de enfrentar el «grave» problema de la inseguridad y la violencia.
Destacó que tan sólo en Zacatecas hay 9 mil 148 aprendices inscritos en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, cifra que se prevé llegará a 14 mil el próximo año.
«Porque no se debe enfrentar la violencia con la violencia, no se puede enfrentar el mal con el mal, hay que enfrentar la violencia haciendo al bien, atendiendo las causas y es muy importante seguir apoyando a los jóvenes, esto no se hacía anteriormente», dijo.
Por otra parte, López Obrador aprovecho el foro para reiterar que la semana pasada, durante su vista a Washington, refrendó en la Casa Blanca su apoyo a la propuesta de regularizar a 11 millones de migrantes.