Habitantes del sur de esta capital, mostraron su desaprobación a la tala de árboles, que dicen, está disfrazada de poda en la zona del Museo Descubre, pues si bien es un espacio gubernamental, también ha llegado a ser un pequeño “pulmón” para quienes viven por aquel rumbo.
El día de ayer, la sorpresa fue mayúscula para la gente que transita por lo general por ese lugar, al darse cuenta de que un par de cuadrillas de trabajadores, se encontraban en la tarea de tala, “esa no es poda”, prácticamente dejando sólo el tronco de varios árboles que tardaron años en alcanzar una altura considerable y que ahora, dejarán de dar sombra y limpiar el aire.
Criticaron que alguna autoridad, ya sea del Museo Descubre o de Medio Ambiente, hayan tomado decisiones unilaterales, pues la naturaleza protege a todos los ciudadanos y no son sólo un adorno para las instancias públicas, “en nuestro caso, son áreas verdes que disfrutamos todos los ciudadanos y que al ser espacios públicos, nos corresponden a todos los aguascalentenses”, comentó el señor Francisco Sánchez, habitante de uno de los fraccionamientos por el rumbo del INEGI.
Es probable que las autoridades estatales o municipales tengan algún proyecto en específico para ese lugar, pero al tratarse de un pulmón para la zona, lo conveniente sería dar aviso al menos a través de algún anuncio, para que los ciudadanos no se sorprendieran al ver cómo se estaban llevando las ramas de los árboles que fueron dejados prácticamente en troncos.
Pero resulta, comentó el señor Francisco Sánchez, que primero hacen el trabajo y cuando notan la molestia ciudadana, “a veces se preocupan por explicar los planes, cuando debería ser al revés, primero informar el proyecto para evitar el mal sabor de boca que nos llevamos cuando vemos la destrucción de la naturaleza”.