Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia, aseguró que las protestas de petroleros contra Pemex son orquestadas por los líderes sindicales que ya no podrán hacer negocio con la venta de plazas ni extorsionar a los trabajadores.
En Palacio Nacional, explicó que la petrolera puso en marcha un Plan de Regularización Laboral, que impide a los líderes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) realizar cobros indebidos a los empleados.
«Hay inconformidad de algunos líderes sindicales porque ahora ya no puede haber venta de plazas ni cobro de cuotas a cambio de conseguir una plaza transitoria o una definitiva», respondió en entrevista.
«Tampoco a los trabajadores transitorios, para los que habrá un plan para darles una definitividad o una base, tampoco, ya no van a ser materia de extorsión. Sí hay inconformidad porque ya se les acabó el negocio», agregó.
Ramírez Cuevas sostuvo que las manifestaciones registradas en plantas, refinerías e instalaciones de Pemex no son un fenómeno organizado solo por los trabajadores, ya que se trata de una operación armada desde las secciones sindicales.

¡Participa con tu opinión!