Édgar Contreras
Agencia Reforma

CDMX.- Al América se le fue la luz, en el arranque de la Liguilla.
En un partido que se suspendió 4 minutos por el apagón en un sector del Estadio Hidalgo, las Águilas cayeron 3-1 contra el Pachuca.
Los Tuzos, con goles de Érick Aguirre, Felipe Pardo y Luis Chávez, pegaron primero en los Cuartos de Final; por los azulcremas marcó Leonardo Suárez.
Se le hizo de noche al América porque al 81′ fue expulsado Pedro Aquino (de sus mejores jugadores del torneo), porque el árbitro Eduardo Galván bloqueó un centro de Roger Martínez cual si fuera otro defensor del Pachuca, porque al 90’+3 Chávez marcó un tanto que obliga a los americanistas a una gesta.
También se le hizo de noche porque mostró una vulnerabilidad defensiva pocas veces vista en la era de Santiago Solari. El equipo sufrió otra vez en el balón parado: en una jugada Óscar Murillo remató al travesaño, pero en la otra Érick Aguirre no perdonó.
Es más, al final del partido, se fue la luz antes de las conferencias de prensa.
Minutos antes, el juego era tan parejo que Suárez había igualado el marcador, a segundos del descanso.
Durante el torneo, una y otra vez las Águilas ganaron gracias a los atinados movimientos de Solari. Ahora, fue Paulo Pezzolano el que dio con la tuerca exacta. Al 52′, colocó a Romario Ibarra por derecha y a Felipe Pardo por izquierda; 12 minutos después, se combinaron para el gol de la ventaja.
Llegó el apagón, la roja a Aquino, el bloqueo del árbitro al centro de Roger, el gran disparo de Chávez, el desconcierto absoluto del América.
El regreso de la afición azulcrema a la cancha del Azteca, el domingo a las 8:05 p.m., podría marcar la despedida del equipo en el Torneo Guardianes 2021.
Para ver la luz al final del túnel, las Águilas requieren ganar al menos 2-0 o 3-1, apelar a esa historia de remontadas para que no se apague el sueño de la 14.