CDMX.- En su proyecto por mantenerse cerca del público a través del streaming, Ignacio López Tarso y su hijo Juan Ignacio Aranda se han encontrado con un tope: se les acabaron las obras para presentar.
La dupla armó el año pasado cuatro montajes y alista tres funciones de El Canto del Cisne de Antón Chéjov, pero no han podido adquirir los derechos de otras historias.
“Se nos acabó el teatro. Yo ya hubiera hecho seis obras más con mi papá. Se me antoja hacer Cartas de Amor, pero no puedo arriesgarme a montarla y que me demanden”, contó Aranda en entrevista telefónica.
“Sería una maravilla verlo en esa obra con Elsa Aguirre o doña Jacqueline Andere desde sus casas, pero desde diciembre mandé la carta a la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) y no hay empleados, nadie informa”.
Los actores han presentado en el escenario adaptaciones teatrales de “Cien Años de Soledad” y no quieren bajar su calidad, por lo que están en busca de buenas tramas.
Mientras las hallan, López Tarso, de 96 años, alista sesiones de ‘meet and greet’ con su público tras las funciones de El Canto del Cisne, que se realizarán por Boletópolis el 5 y 6 de marzo a las 20:00 horas y el 7 a las 13:00 horas.
La interacción con el público, aunque sea virtual, ha llenado al actor de 96 años, quien incluso planea retransmitir las obras del año pasado, pero añadir la opción de reuniones virtuales después.
“Está activo. Eso lo mantiene vivo, atento, concentrado. Si no, sólo estamos viendo la tele. Aquí es un trabajo que nos impulsa y aunque el contacto con el público es virtual, es en vivo y le está gustando mucho ver a sus admiradores”, dijo Aranda. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)