Juan Carlos Rodríguez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Tras publicarse el caso de Vicente Ortiz Martínez, que suplicó casi 14 horas por atención en las Clínicas 33 y 17 del IMSS hasta que falleció, el Seguro Social descartó ayer cualquier falla de su personal e, incluso, aseguró que la familia rechazó ayuda.
En un comunicado, la delegación del IMSS, que encabeza Karla López, negó que la Clínica 33 haya rechazado ayudar a don Vicente, de 63 años y con insuficiencia renal, por no ser derechohabiente y por el contrario la brindó de “manera oportuna”.
“Vicente fue atendido en el Triage de Urgencias a las 10:20 horas (del martes)”, señala el texto, “donde se determinó que se trataba de una urgencia relativa”.
A las 11:15 horas, contó, Ortiz fue enviado a Urología con un diagnóstico de estenosis uretral -por una retención de orina-, en donde se le atendió de “manera prioritaria” con una sonda Foley.
El Instituto sostuvo que don Vicente fue estabilizado y trasladado al área de Primer Contacto de Urgencias, pero sin dar más detalles.
Entre las 13:00 y 15:30 horas, Grupo REFORMA constató que Ortiz, con una sonda conectada a una bolsa que tenía sangre, no fue atendido en Urgencias, sino que estuvo en un pasillo de Consulta Externa con su hija Paola entre súplicas de atención.
Paola narró que llegaron desde 9:00 horas, pero, tras media hora de haber recibido una atención inicial, fueron sacados a ese pasillo al señalársele que su seguro había expirado.
Ayer, el IMSS aseguró que empleados de Trabajo Social orientaron a Paola, pero que se negó a firmar una Orden de Atención Médica.
Paola afirmó que una trabajadora social se comunicó, pero para pedirle 30 mil pesos a cambio del servicio.
A las 18:00 horas, don Vicente y Paola se fueron en taxi a la Clínica 17, ya que el IMSS les aseguró que ahí debían atenderse.
Ayer, el Instituto aseguró que dio de alta a don Vicente y ofreció una ambulancia para llevarlo a otra unidad médica, pero que “el paciente y su hija se retiraron, de manera súbita”.
Para las 18:41 horas, aseguró, Ortiz fue recibido conforme al diagnóstico de la Clínica 33 y se solicitaron exámenes de laboratorio, pero a las 23:00 horas presentó paro cardiorrespiratorio y falleció 10 minutos después.
Esto también contrasta con la versión de Paola, que señaló que su padre fue dejado en una silla de ruedas hasta las 22:30 horas, cuando ella alertó un agravamiento de su padre, que falleció media hora después.
Asimismo, el IMSS sostuvo que don Vicente necesitaba diálisis desde enero de 2018, pero que Ortiz lo rechazó.