Tras un semestre tormentoso en todas las categorías disponibles, los Rayos del Necaxa tienen todavía una esperanza de celebrar algo en este cierre de año con el equipo Sub 17 que se encuentra entre los ocho mejores de su torneo buscando coronarse campeones. Para ello tendrán que sacar un buen resultado esta mañana cuando reciban a los Pumas en el juego de vuelta de los cuartos de final de la liguilla a sabiendas de que si no ganan el partido se terminará el sueño del equipo dirigido por el “Jesse” Palacios.
La misión no será sencilla para Necaxa ya que las dos veces que se han medido ante los universitarios han salido con derrotas. La primera de ellas fue en la jornada 12 de la temporada regular, en donde cayeron de último minuto por 3-2 con los auriazules anotando en el tiempo agregado; por parte de Necaxa Miguel Pedroza y José Zazueta marcaron los goles. Ya en la liguilla, en el partido de ida los Rayos dejaron ir una ventaja tempranera con un gran gol de cabeza de Sebastián Esparza se ponían adelante, pero más tarde Pumas terminaría ganando el juego 2-1 haciendo pesar su casa.
Afortunadamente para los rojiblancos el primer criterio de desempate es el gol de visitante, el cuál consiguieron en su visita a la capital. Esto quiere decir que Necaxa necesita ganar 1-0 para pasar a las semifinales, sin embargo, si Pumas hace dos goles o más tendrán que ganar el partido con diferencia de dos anotaciones. En caso de terminar con idéntico marcador de 2-1 que provoque un global de 3-3 pasaría Necaxa por mejor posición en la tabla. El juego será en punto de las diez de la mañana en las instalaciones de Casa Club y Necaxa se jugará el todo por el todo con la misión clara de estar dentro de los 4 primeros del torneo.