Elthon García y Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un incendio consumió unas 30 viviendas a unos 600 metros de un ducto de Pemex que distribuye turbosina al AICM, en la Alcaldía Gustavo A. Madero, donde se han detectado tomas clandestinas.
Los domicilios estaban construidos sobre el derecho de vía de la red ferroviaria aledaña a la Vía Tapo, en la Colonia Ciudad Lago, en los límites de Neza y la Alcaldía Gustavo A. Madero.
El fuego comenzó alrededor de las 6:30 horas en un tramo donde había combustible encharcado sin que se registraran heridos.
Los residentes iniciaron las labores para combatir las llamas, pero fue necesaria la intervención de bomberos de Neza, de la CDMX y del AICM para apagar el incendio tres horas después.
Personal de Pemex también se presentó y confirmó que en la zona había combustible derramado.
Los vecinos consideraron que la intervención de las autoridades fue tardía, pues desde la semana pasada reportaron olor a combustible, pero el personal de Bomberos sólo realizó una limpieza superficial.
La titular de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, Myriam Urzúa, señaló que la zona de GAM, afectada desde febrero por tomas clandestinas, registra de forma persistente «pinchazos» para robar combustible.
En una tensa reunión con habitantes de las colonias Cuchilla del Tesoro, Narciso Bassols y CTM Aragón, la funcionaria capitalino dijo que aún no tienen fecha prevista para comenzar a retirar la tierra contaminada, lo que eliminaría el olor que ha causado malestares de salud a los residentes.
Urzúa pidió denunciar actividades sospechosas porque, dijo, en la zona además han hallado túneles y ductos que se alistan para volverlos tomas clandestinas.
Aunque oficialmente las autoridades reconocen sólo tres tomas clandestinas en la zona límite con el Edomex y cercana al AICM, Urzúa reconoció que hay al menos cinco «actos vandálicos» más, que quedaron como intentos de tomas clandestinas y que sí implicaron derrame de combustible.