Ni Luis Ángel Malagón, ni los movimientos del ‘Profe’ Cruz, ni nadie salvó esta vez a Necaxa de sumar una derrota más en lo que ha sido un torneo de terror para los Rayos, los cuales suman ocho partidos seguidos sin victoria, empatando su peor racha desde que volvieron a la Primera División.
Ahora fue Santos el que dominó a placer al conjunto de Aguascalientes, que, aunque tuvo reacción, realmente se salvó en varias ocasiones de recibir más goles ante la velocidad ofensiva de los de la comarca.
Los primeros minutos fueron de un ritmo muy rápido por parte de ambos equipos. Maxi Salas fue de lo más peligroso de los Rayos, mientras que los locales, que recibieron afición en su estadio después de mucho tiempo, lograron hacer daño por varios sectores de la cancha con Ibarguen, Otero y Santi Muñoz como grandes armas. A pesar del gran ritmo, las acciones no vieron peligro real en los arcos hasta el 37′, cuando Emilio Orrantia sacó excelente centro desde la derecha a la llegada de Andrés Ibarguen, que, solo con su alma, remató con pierna zurda de forma defectuosa, tirando el remate por fuera del arco. Casi de inmediato, vino el primer gol del partido con Santi Muñoz quitándose a Jorge Aguilar dentro del área y, entre varios defensas, sacó un buen remate raso que pasó por entre las piernas de Bilbao para terminar en las redes de los Rayos. Fuera de relajarse, Santos fue con todo por otro gol. Ibarguen mandó centro potente que Muñoz remató a pocos metros de la línea de gol, la pelota le ganó por la fuerza y el disparo terminó en las nubes, culminando así con la primera parte del partido.
Para la segunda mitad, Santos aumentó la ventaja al 53′ con una jugada de pizarrón en donde un tiro libre desde la derecha de la cancha fue cobrado raso por Gorriarán. Juan Otero, solo desde afuera del área, metió tremendo zapatazo que se anidó en el ángulo, dejando parado a Malagón. Con la desventaja de dos goles, por fin reaccionó Necaxa, debido también a varios cambios. Maxi Salas mandó el primer aviso con fuerte disparo al 66′, que terminó en el poste y, minutos más tarde, llegó el descuento cuando Kevin Mercado peleó un pase mal retrasado de la zaga local y remató sobre la salida de Acevedo. La pelota quedó en el área y como ferrocarril llegó Daniel López, anotando su primer gol en primera división. Al 84′, casi llega el empate con la misma combinación, López desbordó por derecha metiendo centro potente que Kevin Mercado no pudo meter, quedándose a centímetros de poder rematar. Ya en el tiempo agregado, Gorriarán puso cifras definitivas con un gran movimiento en el área y empujando gran pase de Otero, firmando el 3-1 final.
Necaxa sigue sin poder ganar y se estanca en la posición 17 del torneo con tan sólo 7 unidades. Si Pachuca gana su partido pendiente, los Rayos se irían al fondo de la tabla en algo que no había ocurrido en un buen tiempo. La crisis se acrecienta para el conjunto albirrojo cada semana que pasa y no se ve cómo puedan salir de ella.