La policía capitalina ha evitado este año que se consumaran 145 extorsiones telefónicas, y en la intervención más reciente se relaciona con una llamada de engaño en agravio de una joven mujer que estaba hospedada en el Hotel Don Jesús ubicado en la Zona Centro de la ciudad, luego de que el encargado de la hospedería solicitara el apoyo.
El secretario de Seguridad Pública Municipal de Aguascalientes, Antonio Martínez Romo informó que tras reforzar los operativos de vigilancia y disuasión que realiza la Policía Preventiva en todas las zonas de la ciudad, durante los últimos siete días se detuvieron a 1,534 personas, de las cuales 1 mil 480 fueron por la comisión de faltas administrativas, 48 por delitos del fuero común y 6 por delitos del fuero federal.
En igual periodo se lograron recuperar un total de 35 automóviles así como 1 motocicleta con reporte de robo.
Sobre las extorsiones, los elementos del Grupo Ciclopolicías de la Policía Municipal que realizaban, en apoyo al Destacamento Zona Centro, un recorrido de vigilancia al circular por la calle Benito Juárez a la altura del número 427 en la Zona Centro, fueron interceptados por el encargado del Hotel Don Jesús, quien les informó que llegó una persona de sexo femenino a solicitar una habitación mientras hablaba por teléfono, y que la misma se encontraba nerviosa.
Por lo anterior, los policías preventivos acudieron al Hotel, y en compañía del encargado del lugar tocaron a la puerta de la habitación. Al hacer contacto con la afectada de 18 años de edad, notaron que estaba hablando con alguien, los policías tomaron el teléfono y se identificaron como miembros de la Policía Municipal de Aguascalientes, provocando que el presunto extorsionador colgara la llamada.
Una vez que fue tranquilizada la joven que inicialmente se encontraba en estado de shock, esta les manifestó que recibió una llamada telefónica donde le indicaban que estaban investigándola y que no colgara la llamada, asimismo pidieron que se trasladara a una tienda OXXO para retirar un depósito de 600 pesos que la habían mandado y que comprara un teléfono barato, indicándole que se hospedara en algún hotel para recibir instrucciones ya que sabían dónde estaban sus padres, manifestando que eran de un supuesto grupo delictivo.
Finalmente, los policías se comunicaron con familiares de la joven para informarles lo sucedido, arribando al Hotel minutos después quien se identificó como tía de la afectada, a quien se le hizo la entrega de la joven sana y salva, evitándose el depósito de dinero en efectivo.