La delegación de la Condusef informó que de enero a marzo de este año, 43 instituciones financieras fueron víctimas de suplantación de su nombre comercial e incluso de algunos de sus datos fiscales o administrativos.
Su titular, José Antonio Mejía Lozano, informó que el modus operandi de los suplantadores es:
1. Los afectados manifiestan que una persona los contacta vía telefónica o por redes sociales ofreciéndoles créditos inmediatos, con pocos requisitos y con mensualidades de montos pequeños para hacerlos atractivos.
2. Utilizan información como razón social, direcciones, teléfonos e imagen corporativa (logotipos) de las entidades financieras suplantadas.
3. Solicitan a sus víctimas enviar su información personal vía WhatsApp, poniendo en riesgo sus datos personales.
4. Piden anticipos de dinero en efectivo o mediante depósito a una cuenta bancaria, con la supuesta finalidad de gestionarlo, adelantar mensualidades, pagar gastos por apertura o como fianza en garantía, generalmente por el equivalente al 10% del monto total del crédito solicitado, que puede ser de mil hasta doscientos mil pesos.
5. Sin embargo, cuando las víctimas realizan los depósitos a la cuenta señalada, no reciben el crédito y es imposible localizar a los promotores. Es cuando descubren que han sido engañados.
Para que no sea sorprendido por este tipo de prácticas, se recomienda:
Evita contratar préstamos o créditos que exijan anticipos; asegurarse de que la Institución Financiera esté registrada en el SIPRES; no proporcionar dinero antes del otorgamiento de un crédito,; no entregar documentos personales o datos de tarjetas de crédito o débito; no dar información ni realizar operaciones a través de Facebook, WhatsApp o cualquier otra red social; y no firmar ningún documento antes de leerlo completa y detalladamente.

¡Participa con tu opinión!