Luego de haber conseguido la medalla de oro de manera invicta en la categoría 2003-2004 en el baloncesto 3×3 femenil, el equipo conformado por Laura Plasencia, Rebeca Colunga, Paulina Macías y Patricia Serna, dirigidas por el coach Alejandro Martínez regalaron una entrevista exclusiva con El Heraldo de Aguascalientes, en donde hablaron de la experiencia que tuvieron al competir en este evento, además de los secretos que las llevaron a conseguir esa medalla de oro.
“Fue una experiencia diferente, con la pandemia fue reconfortante porque pensé que se me acababa el último año de jugar los Juegos Conade”, abrió comentado Paty Serna que, al ser de las más grandes, si se suspendían los juegos ya no iba a poder a volver a jugar. En cuanto a cómo vivieron el evento y las posiciones en las que se desempeñan las chicas, dijeron lo siguiente. “Yo juego de movedora y fue un año distinto al pasado, pude seguir el proceso con las niñas y a pesar de que no tuvimos tanto tiempo de preparación se lograron muy buenos resultados”, comentó la más pequeña de estatura, Laura Plasencia.
Rebe Colunga que juega de ala-poste, destacó el viaje que tuvieron las cuatro y se dijo satisfecha con su desempeño en la duela, mientras que Paulina Macías que se desempeña como escolta o alera, mencionó la importancia del tiempo que han jugado juntas que ha sido desde pequeñas; en tanto, Paty Serna que juega de ala-poste también, mostró su felicidad por el resultado a pesar de tener poco tiempo de entrenar rumbo al torneo.
“Este proceso se había comenzado año y medio antes de que la pandemia iniciara. Se habían seleccionado a seis jugadores, se partió el proceso por la pandemia y estaba la incertidumbre de si se podía jugar, un mes antes del nacional nos avisan que sí se iba a jugar y así se retomó para este equipo. Lo que me gusta es que todas tienen intensidad en la defensa, cualquiera podía destacar, no dependía de una sola. Me gusta elegir dos jugadoras chicas y dos semi grandes”, aclaró Jano Martínez sobre cómo se conjuntó el equipo para este nacional de 3×3.
“Juego con juego vas construyendo tu ego, te vas dando cuenta de que sí puedes, de que se puede aspirar a un primer lugar”, arrancó comentando Paty Serna sobre los objetivos y cómo se fue viviendo el torneo. “Desde antes de la competencia pensábamos en ese primer lugar. Para Paty y para mí era nuestro último año, no queríamos quedarnos con nada, en los primeros juegos la adrenalina nos llevó a darlo todo”, explicó Colunga. “Los dos juegos más complicados fueron contra Michoacán y Sonora. El primero contra nosotras mismas por el nerviosismo y en las finales de un duelo de habilidad directa”, retomó Paty Serna.
En tanto, Laura Plasencia admitió tener algunos nervios en el comienzo del torneo, mismos que fueron desapareciendo conforme fueron pasando los partidos. “La verdad los primeros juegos estaba nerviosa, ya había jugado nacionales, pero éste fue más especial. Conforme pasaron los juegos me sentí mejor, contra Michoacán eran bastantes altas. Estábamos luchando contra los nervios, se lograron los resultados con trabajo, no fue casualidad”, aseguró.
“Las cuatro tienen talento en su propia versión, eso es lo que nos diferenciaba de otros estados. No había una que no hiciera puntos o que no le pusieran todo en la duela, se ganó siempre en equipo. Los nervios sí los vi en la apertura del torneo y contra Michoacán, al llegar ahí sabíamos que éramos las favoritas. En un inicio batallé porque no hacían los cambios a tiempo, surgieron llamadas de atención para hacer la rotación. Aunque estuvieran jugando bien o mal, el minuto y medio que están en la duela tienen que estar intensas, esa es nuestra rotación, no hay una estrategia, ellas aprendieron a observar”, comentó Alejandro Martínez sobre las cualidades y problemas que tuvo el equipo a lo largo de la competencia.
“Obviamente quería jugar, pero las tres estaban dando su cien y no sabía a quién sacar. Tenía miedo de hacer mal los cambios y que por mi culpa perdiéramos, verlas desde la banca es diferente a la cancha”, admitió Paulina Macías sobre la dificultad de iniciar descansando y hacer los cambios en el juego. “Al principio sí nos hacíamos bola con los tiempos de cambios. Como no puedes pedir el cambio y tienes que esperar a que se pare el partido, en un fogueo nos pasó que no hubo cambios hasta el minuto siete”, añadió Paty Serna.
Por otro lado, Paty contó cómo se vivió ese triple en la final ante Sonora que les dio una ventaja para ganar el oro. “Antes de este proceso no tiraba de tres, durante todo el torneo lo estuve haciendo y tomé más confianza. Sentí que era un momento importante y cuando tiro y cae la canasta sentí muy bonita, esa canasta nos dio ventaja para sentir que ya nos habíamos separado en el marcador”.
Para el futuro, el coach Alejandro Martínez reveló algunos torneos que vienen en puerta, tanto nacionales como internacionales, en donde cree que las chicas pueden tener éxito. “Hay algunos procesos posibles para ellas, se estima que haya un torneo llamado parada en Aguascalientes invitando a los ocho primeros lugares o más equipos del país, igual Ademeba podría organizar nacionales. Sería en la categoría U-22, hemos tenido fogueos ahí y hemos podido ganar, hay varios torneos. Para las más chiquitas sí habrá todavía juegos Conade, en algún proceso podría ser algo internacional incluso, eso depende de FIBA, México está en el segundo lugar de América. Obviamente ahí no somos el único equipo, podríamos tener la batuta, pero es una selección nacional”, confesó.
En cuanto al futuro sobre la duela, las campeonas nacionales estuvieron de acuerdo que lo más importante para ellas es el tema del estudio. “A mí me gustaría jugar ambas modalidades, me ha ido bien jugando ambas. Más adelante conseguir una beca en una universidad de prestigio y después si se da la oportunidad de jugar profesional no estoy cerrada, pero prefiero el estudio”, arrancó comentando Laura Plasencia.
“Primero me gustaría tener una oportunidad en una universidad. Quiero seguir jugando las dos modalidades, jugar el básquet normal es uno con lo que pensó”, admitió Rebe Colunga. “Me gusta jugar los dos, quiero aprovechar para conseguir una beca. Si se da la oportunidad de jugar profesional, está bien”, comentó Paulina Macías. “Mi meta es buscar una universidad o en el extranjero, mi meta no es jugar profesional, pero no me cierro a las oportunidades. Quiero primero sacar los estudios”, admitió Paty Serna que fue la más segura sobre su futuro fuera del baloncesto.
“Yo creo que se conjuntan muchas cosas. Hay que dar más de lo que se nos paga, dar tiempo extra. Me apasiona ser entrenador, ellas tienen entrenadores atrás de ellas, yo lo único que hago es pulir las cosas que ya traen o conjuntarlas. Yo no me otorgo todo el crédito, en este caso del 3×3 un poco más porque les ayudé a esta modalidad. También me gusta mucho scoutear porque hay personas que no se adaptan al 3×3, a mí no me gusta llevar a un cinco para esta modalidad”, comentó el coach Alejandro Martínez sobre el secreto para tener éxito en este tipo de torneos nacionales, además confesó cuál es la diferencia más importante entre el baloncesto 3×3 y el 5×5. “La toma de decisiones es mucho más rápida, tienes poco tiempo para acomodarte, todo es muy rápido. En cada canasta ya tienes a los defensas encima”, aseguró.
Las cuatro jugadoras campeonas coincidieron en que Aguascalientes tiene un nivel muy importante a nivel nacional en el baloncesto y aceptaron que vienen categorías detrás de ellas con muchas ganas de triunfar. Sin embargo, las cuatro expusieron que lo más importante es darle todo al deporte e incluso sacrificar tiempo de diversión o con amigos para dedicarlo a entrenar y mejorar cada uno de los aspectos en la duela para tener oportunidad de perfeccionar las cualidades y tener mejores resultados. Las cuatro destacaron que si se mejora ese aspecto, Aguascalientes podrá ser potencia a nivel nacional por el estilo guerrero que tienen los jugadores.
Por su parte, el coach Jano ahondó un poco más en el tema. “Sí considero que hay mucho nivel en el estado, sin embargo, en los últimos años ha sido el femenil el que ha dado alegrías. Hay cositas que faltan conjuntar a nivel estatal, también ganamos la copa Telmex que es algo similar. Hemos tenido mucho talento en general, esa es la clave del éxito, no dejar de entrenar. Creo que cada academia y cada institución se manejan diferente en cuestión de los apoyos. La verdad es que nosotros pusimos más de nuestra parte, sacrificamos algunas cosas familiares”.
Por último, el equipo campeón quiso tener un espacio para agradecerle a las personas que las ayudaron a llegar a esta medalla de oro. “Quiero agradecerle a mi familia y a mis coaches que han estado detrás, siempre pido más en la duela y nunca me han dicho que no, aunque sea fuera del tiempo los coaches siempre me ayudan”, platicó Laura Plasencia.
“Agradezco a mi familia, mi papá tiene su academia de basquet, es difícil verlo afuera y siempre tiene algo que decir. Le agradezco siempre que me da mis consejos y también a toda mi familia que pudo ir al torneo, les echaron porras a todas, todo se lo debo a ellos”, fueron las palabras de Rebe Colunga.
“A mis entrenadores y a mi familia, también a mis amigos. Siempre me dan el impulso de hacer las cosas, mi familia siempre me apoya, mi mamá me acompañó al torneo”, dijo Pau Macías.
“En especial a mis coaches, es importante saber que no todo es el trabajo de una sola persona, un agradecimiento especial por el coach Alejandro que sin él no habríamos entrado a esta modalidad. Y a mi mamá que me apoya en todo, a todas las personas en el estado que nos apoyaron, nos llegaron muchos mensajes y felicitaciones, también a ellos”, fue el mensaje de Paty Serna.
Para cerrar, el profesor Alejandro Martínez también tuvo palabras de agradecimiento. “Mi mamá y mi hermano siempre están pendientes de mi situación laboral. También a los coaches o a las personas de aquí de Aguascalientes que siempre nos apoyan, también a las niñas por su entrega que incluso en algunos entrenamientos ellas solas hacían su trabajo”, concluyó.