Se gana Alexa el corazón de México

En punto de las 3:52 de la mañana de este domingo, tiempo de México, se dio uno de los momentos más emocionantes de estos Juegos Olímpicos para atletas de nuestro país con la participación de Alexa Moreno en la final del salto de caballo en la gimnasia artística. El simple hecho de participar en la final fue un hito especial para Moreno, que se convirtió en la primera mexicana en conseguir su pase a la final, desde Denisse López en el 2000.
La baja de Simone Biles por temas de salud mental le abrió la puerta a Alexa Moreno para ir con todo en busca de una medalla y la mexicana no decepcionó, realizando dos saltos impecables con dificultad de 5.600 y 5.800. Los especialistas de gimnasia cuestionaron la nota que le dieron los jueces, sobre todo en el primer salto, ya que, en ambos, la azteca se mantuvo dentro de la zona correcta en el aterrizaje y tuvo casi perfectos saltos que hacían ilusionar con una medalla. Al ser la segunda en el orden, Moreno se instaló en el segundo lugar con 14.716 unidades, por detrás de la estadounidense Mykayla Skinner, que había conseguido más puntos abriendo la competencia.
Rebeca Andrade (Brasil) se puso en la cima de la competencia, siendo la tercera en el orden, con saltos de bastante dificultad y fue ahí cuando empezó el drama, ya que Alexa se mantenía en el tercer puesto, arañando el bronce. Fueron pasando las competidoras sin que pudieran superar a la mexicana, que parecía podía colgarse una presea, pero fue turno entonces de la surcoreana Seojeong Yeo, que, en su primer salto, estuvo impecable, pero, en el segundo, aterrizó de una forma forzada, dando varios pasos hacia atrás en la caída. A pesar de estos fallos, la asiática recibió una calificación de 14.733, superando a Alexa Moreno por tan sólo 17 centésimas en un cierre no apto para cardíacos que dejó a la gimnasta mexicana sin presea, algo que, de inmediato, levantó la molestia general por la gran ejecución de los dos saltos de la mexicana.
“Yo hice mi trabajo como lo sé hacer, así que estoy contenta. Me quedé a menos de una décima de la medalla, pero así pasan las cosas”, comentó una sonriente Alexa. “Este año ha sido especialmente difícil, tuve muchas lesiones e incluso necesito hacerme una operación. La verdad no estaba segura de poder llegar, así que agradezco a toda la gente que me apoyó”. Fueron las palabras de Moreno, a través del Comité Olímpico Mexicano, además de que aceptó que, para su juicio, los jueces le quedaron a deber algunas centésimas en el primer salto, lo que le pudo dar la medalla de bronce.
A pesar de no haber obtenido la medalla olímpica, Alexa Moreno se ganó el cariño de toda la afición mexicana, que vio su talento y su carisma en esta disciplina, lo que la llevó a ser de las atletas favoritas de todo el país en estos Juegos Olímpicos. Una campeona sin medalla que, seguramente, regresará por más en el siguiente ciclo olímpico.