Marlen Hernández
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Durante el tercer trimestre del año, la inversión de cartera mostró una fuga de capitales, tanto de extranjeros como de mexicanos, de 14 mil 596.3 millones de dólares, mil 147 por ciento más que los mil 170.1 millones del mismo periodo del 2020.
Es la mayor salida registrada para cualquier cuarto de año desde los primeros tres meses del 2009, reportó ayer el Banco de México.
Con esto se ligaron seis trimestres consecutivos de salidas netas, el periodo más largo de registro desde el segundo trimestre de 1986 hasta el segundo trimestre de 1988, cuando se presentaron nueve trimestres, y el tercero más prolongado desde que existen datos disponibles, a partir de 1980.
Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, atribuyó el incremento en la fuga de capitales a la incertidumbre global por la pandemia, aversión al riesgo sobre México y ajustes en los portafolios de inversión ante la expectativa de la normalización de política monetaria (incremento en las tasas de interés) de la Reserva Federal en Estados Unidos.
En el caso de la percepción de riesgo sobre México, Jorge Martínez, director de MG-Risk y catedrático del Tec de Monterrey, explicó que está relacionado con la política económica del Gobierno federal, el bajo crecimiento económico y la alta inflación.
La salida total de capitales de julio a septiembre del 2021 está compuesta por un flujo negativo de 7 mil 369.3 millones de dólares en pasivos -la inversión de portafolio que tenían extranjeros en títulos emitidos por residentes de México, ya sea privados o del Gobierno-, subpartida que resultó la mayor salida desde el tercer trimestre del 2006.
Los mexicanos también sacaron capitales, 7 mil 227.0 millones de dólares, para invertir en títulos emitidos en el extranjero, acciones o deuda gubernamental, lo que resultó en la mayor inversión realizada por ellos afuera del País para un cuarto de año desde el tercer trimestre del 2017.
Martínez explicó que los factores externos e internos, como la aversión al riesgo sobre México, aplican también a los inversionistas mexicanos.
Señaló que ante la alta inflación, los mexicanos tienen el incentivo de buscar mejores rendimientos en las Bolsas de Estados Unidos.
Por ejemplo, en lo que va del año el índice estadounidense del Nasdaq ha ofrecido un rendimiento de 39.7 por ciento en pesos, mientras que el S&P 500 de 42.2 por ciento, mientras que el IPC de México es sólo de 14.9 por ciento.
«La Bolsa americana es más sostenible en sus retornos que a bolsa mexicana», señaló.
Las expectativas de Banco Base sobre la inversión de cartera es que siga saliendo capitales.

¡Participa con tu opinión!