En lo que va del año ha disminuido en 18% la cifra de robos en carreteras, respecto del mismo periodo del año pasado, señaló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Autotransporte de Carga, Roberto Díaz Ruiz.

No obstante, dijo, el delito sigue ocasionando fuertes daños en regiones específicas como son el Bajío y los estados de Puebla y Veracruz, que coinciden con ser las áreas donde más “huachicoleras” han sido detectadas.

“El fenómeno sin embargo, no amenaza la dinámica de distribución y envío de productos y alimentos en el territorio nacional, logística que superó la difícil prueba que enfrentó la segunda mitad del año pasado, cuando en realidad se dispararon sin control los delitos contra las unidades de carga en casi todas las carreteras del país”, aclaró el empresario.

En entrevista, Díaz Ruiz sostuvo que el problema de la delincuencia en las carreteras mexicanas es auténtico y aun cuando las cifras han disminuido de manera importante, el delito sigue golpeando el patrimonio del gremio.

En ese sentido, señaló que por enésima ocasión se ha retomado la propuesta para que se reforme el Código Penal y se incluya este delito en el fuero federal, por ser una acción que involucra diversos actos delictivos de ese orden y configura sin duda una acción antisocial que está afectando la tranquilidad del país en diversos aspectos.

“Y es que quienes perpetran estos actos lo hacen en vías federales, portan y en su caso, accionan armas de fuego, llegan a cometer secuestro contra conductores, además del robo y todo ello constituye una gravedad que requiere atención inmediata, pero también una ley con mucho peso en contra de los grupos dedicados a ello”.

En ese contexto, explicó que hay una nueva esperanza en la Comisión de Transporte del Congreso Federal, a fin de que pueda destrabarse la iniciativa sobre el tema y ser impulsada para su dictaminación y aprobación en un futuro inmediato.

Finalmente, dijo que como cada fin de año, el gremio demanda que se afinen estrategias para la temporada, pues es cuando se activa sustantivamente el transporte de mercancías de todo tipo a lo largo y ancho del país, y se requiere hacerlo con todas las garantías que el libre tránsito implica en México.