Luego de encabezar la extracción de un hígado de un paciente cadavérico para trasplantarlo a otra persona, los médicos Daniel González Mercado y Óscar Sánchez Guzmán, del Centro Médico Nacional “La Raza” del IMSS, ponderaron el trabajo que se lleva a cabo en el Hospital Hidalgo a favor de la donación de órganos y trasplante de los mismos.

Por su parte, el jefe de Nefrología del Hospital Hidalgo (donde se realizó la intervención), Juan Manuel Arreola Guerra destacó que el compromiso de la nueva administración estatal no sólo es recuperar el primer lugar nacional que alguna vez tuvo Aguascalientes en trasplantes de riñón, sino que ahora se busca obtener esa posición en otros órganos.

Reconoció que el primer paso es fortalecer la donación viva, pero vigorizar aún más la donación cadavérica, que es el principal sustento de órganos de los países más desarrollados.

En la medida que aumente la donación cadavérica, se duplicará la procuración de órganos, ya que actualmente, es mucho mayor la proporción de donadores vivos, refiriéndose a riñones.

Arreola Guerra añadió que para motivar la cultura de donación, es necesario empezar en el hogar y en las escuelas, en la propia familia, ya que hay ocasiones en que una persona en vida autoriza la donación de sus órganos, ante alguna eventualidad y llegado el momento, los padres o los hermanos, no dan su consentimiento para la extracción de órganos; y si el familiar no está de acuerdo nada se puede hacer.

Es necesaria una promoción continua para crear la cultura de la donación y que la familia respete la decisión que tomó en vida la persona dispuesta a prolongar la vida de otros.

En el ámbito hospitalario es importante informar acerca del tratamiento que se brinda a los potenciales donantes, repuso.

La familia del donante, prefirió omitir la causa del fallecimiento.