José Díaz Briseño y Ernesto Sarabia
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- El Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, insistió ayer ante la Secretaria de Economía, Graciela Márquez, la intención de la administración Trump de imponer un arancel de 5 por ciento a las importaciones mexicanas a partir del 10 de junio.
En un encuentro en la sede del Departamento de Comercio de EU en Washington, Ross aseguró que además de temas bilaterales como el nuevo Tratado comercial, México debe hacer más para contener la migración irregular.
En ese contexto, ayer el peso mexicano siguió resintiendo los efectos de este amago estadounidense.
El dólar mantuvo su ascenso que inició el viernes y que ayer tuvo un nuevo impulso a la alza de 15 centavos para cerrar en 20.10 pesos a la venta, su mayor nivel desde el 26 de diciembre.
En Washington, el Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, defendió la política migratoria de México y rechazó la firma de un Acuerdo de Tercer País Seguro que obligaría a los migrantes que transitan por territorio mexicano a primero solicitar asilo en México cancelando la posibilidad de hacerlo en Estados Unidos.
“Hemos dicho ya desde hace tiempo que un Acuerdo o respecto a un Tercer País Seguro no sería aceptable para México. Hasta ahora (los funcionarios de la Administración Trump) no me lo han planteado. Pero no sería aceptable. Y ellos lo saben”, dijo Ebrard en conferencia de prensa.