Como ciudadanos “tenemos la obligación de exigir a las autoridades el cumplimiento de la legalidad”, sin embargo ahora pareciera que las manos están atadas porque los representantes populares, es decir, los legisladores, dejan de manifiesto que sólo cambió el partido en el poder “que mayoritea lo que su jefe, el Presidente decide” y sin haber contrapesos y con oídos sordos, prevalecerá el estancamiento.
Esto lo opinó el presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, Fernando Amador Macías, quien resaltó que ahora desde el mando nacional, se asegura que se está acabando con la corrupción, sin embargo “pareciera que sólo se combate la descomposición generada por los contrincantes de quien está en el Poder y se está creando un nuevo modelo de corrupción”.
Son varios los temas sobre los que el mandatario del país ha antepuesto el asunto de la corrupción, pero la realidad es que hasta ahora no se ha visto combate real o castigo a quienes la cometieron, el intento se hizo hace unos meses con Emilio Lozoya, ex director de Pemex, pero no prosperó y el asunto sigue estancado; más recientemente con la consulta avalada por la Suprema Corte que pareciera también está a la orden presidencial.
Y ahora resulta que por supuesta podredumbre en los fideicomisos, se ha decidido desaparecerlos, pero a la par, resulta que se pretende crear una figura similar, de la que no se ha explicado cómo sería el manejo de acuerdo a la intención, “se habla de tener un esquema parecido pero con otro nombre, lo que hace sospechar que será para el clientelismo político, lo que no se vale”.
Lo que se tiene claro es que todo gobierno llega a quitar lo que de acuerdo a su proyecto de mando no tiene razón de ser y que haya sido creado por anteriores administraciones, pero no puede ser que todo esté descompuesto y señalar corrupción sin castigarla, cuando se tienen los mecanismos legales para que un presidente de México haga lo necesario para castigar a quienes hayan incurrido en eso, pero se requiere de actuar con la ley en la mano, no con las declaraciones y “a caprichos y resentimientos políticos que siguen brotando”.