Eduardo Cedillo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Con el semáforo verde, en los restaurantes de la Roma el temor comienza a ceder. Al menos, eso es lo que considera Juan Carlos Tenorio, encargado del restaurante Belmondo.

“En la mañanita no esperábamos que llegaran, tampoco es que llegaran muchísimo, pero sí llegó un poquito más de gente. Sí se siente. Igual, yo creo que se está perdiendo un poco el miedo, tal vez, de la gente para empezar a salir”, dijo el restaurantero.

El empleado apuntó que el incremento de este martes fue de 20 por ciento en comparación con otros días, pero que siguen sin bajar la guardia y extremando medidas.

“Existe el miedo todavía, toda la gente que llega y no sabes dónde estuvo, pues sí da miedo, pero tratamos de llevar la medidas, aunque ya estamos en semáforo verde”, dijo el hombre.

Los negocios en avenida Álvaro Obregón lucen con un poco más de vida, con comensales llegando a las mesas y esperando ser atendidos, una evolución frente a lo que se vio unos meses atrás.

“Afortunadamente hemos tenido ya más gente, tal vez porque ya estamos en semáforo verde han decidido salir y comer más en la calle, pero nosotros seguimos con las mismas medidas”, contó Génesis Ruiz, gerente de El 10, Parrilla Argentina.

Alrededor de las 14:30, las mesas de El 10 lucen repletas de comensales degustando cortes de carne, vino y cerveza; Ruiz comentó que esta semana aumentó en 45 por ciento el flujo de clientes.

“Que nos hayan aumentado el horario sí nos ha ayudado mucho porque, a veces, la gente ya vienen en la noche, y los teníamos que ir corriendo por la situación del cierre.

“Era totalmente necesario el semáforo verde”, contó.