Jonathan Compton
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- En un enredo de argumentos cayó el juez Jorge Luis Solís Aranda para tumbar los cargos por corrupción de menores a un presunto pederasta, en Puerto Vallarta.
Luego de tres horas de audiencia y la presentación de pruebas, realizó una interpretación confusa de la ley, en perjuicio de la víctima de 10 años y que favoreció a Luis Alonso “N”, quien podría recibir una condena menor.
“A lo que quiero llegar, que esta invitación, facilitación, fue en contra de la voluntad de la niña, hacia algo negativo y en su propia declaración ella dice que siempre rechazó esos actos, por lo tanto, para corromper debe ser algo agradable y no puedes corromperlo hacia algo desagradable, porque la conducta es lasciva, le daña, no le está provocando ninguna satisfacción o ningún beneficio”, expuso en su resolución.
En videos el juzgador se mostró titubeante y reiteraba que no se acreditaron las condiciones del delito.
Ayer, la Fiscalía vinculó a proceso, por corrupción de menores, a Luis Alonso “N”, ex funcionario de la Comisaría de Puerto Vallarta, quien habría abusado de la menor.