Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las tasas de interés de los nuevos créditos bancarios comenzaron a incrementarse.
Con una tasa de referencia del Banco de México (Banxico) que llegó a 7.75 por ciento para junio de este año, los créditos destinados al sector privado se volvieron más caros respecto a lo que costaban en 2021.
El nuevo crédito bancario a las empresas tiene una tasa promedio de 8.78 por ciento en junio de 2022, pero en igual mes de 2021 era de 6.13 por ciento, muestran datos de la Asociación de Bancos de México (ABM).
Esta diferencia en el incremento de tasas es la mayor respecto a la subida que para junio registraron otros financiamientos destinados al consumo o a la vivienda.
En junio del año pasado, el crédito de nómina estaba en 25.98 por ciento y subió a 27.45 por ciento en junio de 2022.
También subieron para el sexto mes del año respecto a junio de 2021, los nuevos créditos personales de 44.07 por ciento a 44.98 por ciento y la tarjeta de crédito de 33.62 por ciento a 34.31 por ciento.
Los nuevos créditos de auto pasaron de 12.13 por ciento a 12.49 por ciento y los hipotecarios de 9.18 a 9.23 por ciento.
La ABM destacó que si bien se han encarecido los nuevos créditos han sido en menor proporción que la tasa de referencia de Banxico.
«Hemos sido responsables y hemos intentado no impactar al usuario final, sabemos sobre todo que a pesar de que estamos en un ciclo de recuperación económica todavía es importante mantener tasas accesibles», dijo Daniel Becker, presidente del organismo.
Ayer, la encuesta Citibanamex sobre expectativas económicas informó que el consenso espera de forma unánime que suba otra vez la tasa de referencia pero en 50 puntos base.
«La tasa de referencia era de 4.25 a junio del 2021, la tasa a junio del 2022 fue de 7.75 (?) los incrementos que se han dado en las tasas del Banco de México no necesariamente se reflejan linealmente a los costos que se transfieren al usuario final», destacó Becker.
Pese a que la junta de Gobierno de Banxico incrementó la tasa a un nivel de 8.5 por ciento a principios de agosto de este año, las tasas de los créditos hipotecarios se mantienen a un dígito, destacó.
«Esperemos que en lo que resta del año una vez que el tema inflacionario se desacelere podamos seguir viendo tasas de un dígito», comentó.
El gremio bancario indicó que no se esperan impactos negativos severos en la calidad de la cartera, pues incluso en periodos recientes de alza de tasas de interés, la morosidad se ha comportado favorablemente.
Las tasas de interés de los créditos a las empresas lideran el encarecimiento de costos de financiamientos bancarios destinados al sector privado.
El crédito bancario al sector privado, que representa el 89 por ciento del total, está compuesto por financiamiento a las familias, empresas e intermediarios no bancarios.
De éstos, el crédito a las empresas es el que lleva hasta ahora los mayores incrementos en la tasa de interés con una diferencia, hasta junio, de 2.65 puntos porcentuales.
En mayo de este año, la tasa de interés promedio de nuevos créditos a las empresas fue de 8.27 por ciento y para junio aumentó a 8.78 por ciento.
En los mismos meses del año pasado, la tasa de interés promedio para el crédito a las empresas se ubicó en 6.63 y 6.13 por ciento, respectivamente.