La inflación que se registró en el mes de abril de 6.08% ha sido la más alta reportada desde diciembre de 2017, es decir, hace 40 meses, según informa el INEGI a través del resultado del Índice Nacional de Precios al Consumidor correspondiente a abril pasado que tuvo un indicador de aumento del 0.33% respecto al mes de marzo de este mismo año.
En el informe detalla que los productos y servicios que más incidieron en la inflación mensual son el jitomate y aguacate, la tortilla de maíz, el chile serrano, huevo, tomate verde, gasolina Magna, el pollo y la vivienda.
Sin embargo, se contrarresta con los precios que se mantuvieron o bajaron en electricidad, papa y otros tubérculos, el gas licuado de petróleo, cerveza, calabacita, chayote, suavizantes, limpiadores, nopal y frijol, además de los paquetes de servicios turísticos.
El INEGI deja de manifiesto que dadas las medidas adoptadas ante el estado de emergencia sanitaria que se han tomado desde el año pasado, a partir de abril de 2020 y mientras dure la contingencia, la medición del INPC seguirá utilizando medios electrónicos como el internet, correo electrónico, teléfono y otras tecnologías de la información, para obtener sus cotizaciones en tanto sea posible retomar la visita directa a los comercios.
Es así que desde el año pasado y hasta la segunda quincena de abril de este año, la recopilación de precios enfrentó el cierre temporal o la limitación de actividades en los establecimientos donde el INEGI cotiza los productos que se incluyen en la evaluación del INPC de manera regular, usando para ello los medios electrónicos ya citados.
De ahí que hay algunos artículos que siguen sin ser incluidos y no se tiene acceso a su precio, toda vez que pertenecen a actividades económicas no esenciales, no obstante, la falta de sus costos sólo afectó a aquellos que representan el 0.7% del ponderador del gasto total de la canasta nacional.

Aumentó el Índice de Confianza del Consumidor

En contraparte, el INEGI también informa que el Indicador de Confianza del Consumidor tuvo un aumento de 1.6% con respecto al mes anterior, es decir, permitió una desaceleración, pues en marzo el aumento fue de 2.1 puntos, esto de acuerdo con el informe elaborado conjuntamente entre el Instituto Nacional de Estadística y Geografía con el Banco de México (Banxico).
Cabe mencionar que la Confianza del Consumidor que evalúa la opinión sobre la situación económica en los hogares, tiene que ver con la opinión sobre la situación económica en los hogares y en comparación con la expectativa que se tenía hace 12 meses, ahora se reportó un aumento mensual de 2.3 puntos.
Mientras que en el rubro de la esperanza sobre la situación económica entre los miembros del hogar para dentro de un año, respecto a las condiciones actuales, se avanzó en 0.6%, comparado con el mes de marzo pasado.