Con la tercera ola de calor vigente, que alcanzará temperaturas de hasta 40 grados centígrados, el Instituto de Servicios de Salud del Estado informó que hasta el 18 de mayo se han registrado 32 casos de deshidratación y 11 de golpes de calor, de los cuales 10 han requerido hospitalización.

Marie Salas Valenzuela, directora del Centro de Inteligencia en Salud del ISSEA, señaló que también se ha registrado un incremento notable en las infecciones gastrointestinales, con un total de 16,080 casos este año en comparación con los 13,037 del año pasado. Este aumento se atribuye a la falta de higiene en la manipulación de alimentos y la disminución en la frecuencia del lavado de manos tras la pandemia.

La directora del Centro de Inteligencia en Salud indicó que tan sólo en la última semana se han registrado 5 golpes de calor y 2 casos de deshidratación. Las altas temperaturas y la exposición prolongada al sol sin una adecuada hidratación son las principales causas de estos problemas de salud.

Agregó que los síntomas de deshidratación incluyen agotamiento extremo, sed persistente, llanto sin lágrimas en niños, ojos hundidos y sequedad de mucosas. En casos de golpes de calor, los afectados pueden experimentar mareos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos y, en situaciones extremas, desmayos.

Para mitigar los efectos de la ola de calor, las autoridades recomiendan evitar la exposición directa al sol entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde, mantenerse hidratado bebiendo agua y usar ropa adecuada que proteja del sol. También se aconseja revisar la calidad de los alimentos y su correcta conservación.

Finalmente, la doctora Salas Valenzuela hizo un llamado a la población a no automedicarse y a acudir a las unidades de salud ante cualquier síntoma de deshidratación o golpe de calor para recibir el tratamiento adecuado.

 “Se ha registrado un incremento notable en las infecciones gastrointestinales, con un total de 16,080 casos este año en comparación con los 13,037 del año pasado”.