Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Playa Mamitas, en Chetumal, la cual se distinguía por su fina arena blanca y aguas cristalinas color turquesa, ha desaparecido a causa de las fuertes lluvias y las fuertes marejadas que se han registrado en los últimos días en Quintana Roo.
La erosión, que es cuando las olas desaparecen la arena de las playas acercando el mar a los complejos turísticos, comenzó a ganar terreno y llegó a áreas donde se encuentran inmuebles de diversos clubes de playa. El hotel Grand Hyatt es uno de los más afectados.
El Club Playa Mamitas también está seriamente afectado por la erosión actual en la playa y varias partes de la localidad ya se han derrumbado debido a los efectos del agua de mar que golpea el edificio.
Múltiples comercios situados cerca de Playa Mamitas también se han visto obligados a abandonar la zona debido a la llegada de las olas.
Además, el color del agua se tornó café y ya no se ve costa.
Imágenes que circulan en redes sociales muestran que el mar prácticamente se «tragó» la playa.
Ante la erosión, algunos restaurantes y hoteles han colocado las llamadas escolleras, costales con arena formando una barrera, para que el océano no avance y se lleve la construcción.
En años anteriores, el viento, la lluvia y las corrientes han provocado que la playa desaparezca, pero conforme pasan los meses se restauran.
Sin embargo, ahora con la desaparición del manglar -la barrera natural de este ciclo- algunas playas no vuelven a recobrar su debida extensión de la duna.
Se prevé que con las lluvias intensas de los próximos días habrá afectaciones en otras playas de la entidad.