Cierran el año los inmobiliarios con una baja importante en sus operaciones en cuanto a la compra-venta de casas habitación en -17% y de -50% en materia comercial, así lo destacó el presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios en la entidad, René Arturo Treviño Cortés.

El representante de la AMPI reconoció que el 2020 fue un año terrible para las operaciones inmobiliarias en la entidad, afectado sensiblemente por la pandemia, aunado al hackeo que sufrió el Registro Público de la Propiedad y recientemente al freno impuesto por los principales bancos para el otorgamiento de créditos en materia de vivienda usada. “Aguascalientes se había sostenido en los últimos años, venía como un imán industrial y comercial, pero ahorita todo está detenido”.

Afirmó que si bien hay movimiento de compra-venta en casas-habitación, éstas son sobre todo en el rango de vivienda de tipo medio y medio alto, lo cual se da con recursos propios de muy pocas personas que no dependen tanto de los créditos bancarios, por lo que el balance general está 17% abajo en operaciones durante el año 2020 y de -31% con relación al año 2018.

En materia comercial, comentó que las operaciones están todavía más bajas hasta en un 50%, toda vez que hay inversiones detenidas de empresas, oficinas y despachos y bodegas que están haciendo ajustes en sus condiciones.

En cuanto a las rentas, Treviño Cortés reconoció que también cayeron hasta en un 40% en lo habitacional y hasta en un 60% en lo comercial, lo cual también se refleja en muchos locales con cortinas cerradas en varios puntos de la ciudad, a consecuencia de la crisis por la pandemia. “Ha habido menos movimiento en rentas, anteriormente mucha gente de fuera se trasladaba a Aguascalientes que de momento requerían de rentas y lo saludable que esas personas una vez consolidadas en sus trabajos, posteriormente buscaban comprar y todos salen beneficiados y en la actualidad solo hay unos cuantos casos, pero todo está bajo y detenido”.