Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Por defender la efectividad de sus propios modelos de salud o ante dudas, tres entidades han rechazado adherirse al modelo IMSS Insabi anunciado por el Gobierno federal.
Desde hace al menos dos años, la posición de Guanajuato ha sido firme en no sumarse al programa. El Gobernador Diego Sinhue Rodríguez ha sostenido que se tiene un sistema eficiente de salud que atiende a más de 3 millones de personas.
Incluso, ha mencionado que pese a problemas con desabasto de medicamentos, en el estado se ha mantenido un abasto del 95.7 por ciento, sin deudas convenidas y sin observaciones por la auditorías.
Jalisco es otro de los estados que ha oficializado que no se adherirá al modelo de salud federal. La entidad se encarga de la la infraestructura hospitalaria y compra de medicamentos.
En febrero de 2020, el Gobierno estatal firmó el convenio de no adhesión al Insabi y desde entonces ha negociado la coordinación con la Federación para garantizar la gratuidad de los servicios y de acceso universal.
En tanto, Querétaro también ha rechazado la incorporación al sistema. El Gobernador de la entidad, Mauricio Kuri, ha señalado ineficiencias en el funcionamiento del Insabi.
Afirmó que con la adhesión, se podría retroceder en las metas alcanzadas en el sistema estatal de salud.
Para añadirse, acotó, primero necesitaría que se cumplieran peticiones como equipamiento del 40 por ciento del nuevo Hospital General de Querétaro y abasto de medicamentos.
«Yo preferiría que se pusieran al día con las deudas que tienen pendientes, y a partir de ahí comenzar a ver si podemos federalizarlo o no», dijo a medios.

¡Participa con tu opinión!