Se siguen desprendiendo lozas del paso peatonal de la calle Madero en su cruce con Morelos, en el corazón de la ciudad. A fin de evitar que alguien tropezara con esta pieza, o bien esperando que la autoridad correspondiente la fije adecuadamente en lugar que le corresponde, algún ciudadano tuvo la consideración de ponerla sobre uno de los bolardos de este concurrido punto de la ciudad.