Se descontrolan por Dua

Juan Carlos García
Agencia Reforma

CDMX.- Por unos cuantos, perdieron todos, y lo que pudo haber sido una foto grupal inolvidable con Dua Lipa, quedó en nada.
Ayer, la estrella del pop paseó por Ciudad de México, y luego de ir a unas tiendas se sentó a comer en un restaurante de mariscos de Colonia Roma Norte.
Unos ochenta fans de la británica de 27 años, quien canta esta noche en el Foro Sol, se congregaron afuera del lugar, y fueron 50 los que prometieron acomodarse en un sitio designado si ella posaba para una foto.
Pero una decena se hizo para otro lado y se le abalanzó.
«Gracias chicos, con calma, lo haremos si no se descontrolan», expresó Dua cuando vio que la multitud se ponía pesada.
Entonces sus elementos de seguridad la encaminaron a su camioneta.
Ella alcanzó a firmar dos vinilos y una camiseta, pero le hizo caso a su equipo, sonrió y dijo gracias.
«No respetaron, lo perdieron», gritó enfurecido un guardaespaldas.
La intérprete de «Levitating» y «Be The One», quien vino a México con su papá, Dukagjin Lipa, probó ceviches, tostada de mariscos y pescado… en porciones muy pequeñas.
Tras la comida, la estrella se fue con su equipo a Museo Casa Azul de Frida Kahlo, en Coyoacán.
Como varios de sus admiradores la siguieron en autos y motocicletas, la intérprete de «Physical» fue ingresada por una puerta que sirve como acceso de servicio.
Recorrió el museo en un poco más de una hora, y se tomó fotos, firmó el libro de visitantes distinguidos y le agradeció a su guía toda la explicación.
Mientras estuvo presente, no concedieron el acceso a más personas de las que tenían boleto y no permitieron que nadie se le acercara.
«Estaba fascinada con conocer el lugar y aprender un poco más de su gran ídolo», dijo una persona que estuvo en el interior.
A la salida, los fans volvieron a perder la compostura con histeria y gritos.
De ahí se encaminó hacia el Foro Sol para hacer su prueba de sonido, ya que el de hoy será el concierto con mayor audiencia en su gira por Latinoamérica y no quería perder ningún detalle.